LA CONOCÍ MIENTRAS ME PARTÍA EL CUELLO

Señora bereber,
de manos en jarra,
de línea en la barba,
de manos letradas,
de vidas pasadas.


Cabeza de turca,
de piernas cansadas,
miradas mojadas,
pelvis amaestrada.


Corazón pudiente,
corazón coraza,
corazón que espera,
corazón que no abrazan.